Un Regalo Especial de un Paciente

Fui pediatra durante 40 años y mis pacientes (en realidad sus padres) sabían que me encantaba recibir regalos de comida, especialmente galletas y pasteles que compartiría con mi personal.

Una “historia de regalos” se destaca del resto. Sí, aprecié las deliciosas sopas de mis pacientes sudamericanos, las fanegas de maíz recién cosechado de las familias campesinas y la variedad de pasteles griegos, pero el regalo que recuerdo fue un pastel de aspecto delicioso que recibí de una familia cuya madre nos decía todo el tiempo lo pobres que eran.

Se ve delicioso, ¿no?

Mientras nos preparábamos para cortar el pastel en el comedor del personal, la madre nos dijo que había horneado el pastel con ingredientes que había recuperado del contenedor de basura del supermercado.

Por lo general, no soy bueno para las respuestas rápidas, pero en este caso, dejé de cortar el pastel y le dije cortésmente a la madre: “Este pastel se ve tan bien que quiero compartirlo con mi esposa e hijos”. Mi enfermera me dio ese gesto agradecido con la cabeza y envolvió el pastel. La madre se fue complacida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s