Dar La Mano

Un artículo interesante en Internet me llamó la atención esta mañana. Fue una encuesta a expertos en enfermedades infecciosas y epidemiólogos a quienes se les preguntó si alguna vez reanudarían los comportamientos interpersonales típicos, como abrazarse y estrechar la mano, así como asistir a eventos concurridos como conciertos, servicios religiosos y viajar en aviones.

Me hizo pensar en mi rutina habitual que seguí durante 40 años como pediatra. ¿Quién sabe cómo me adaptaría a la situación actual si todavía estuviera trabajando?

Toc, toc….¿Puedo pasar?


Como los pacientes me esperaban en las salas de examen, siempre llamaba a la puerta, solo como una cortés formalidad en caso de que todavía estuvieran en proceso de desvestirse.


Cuando entré, dependiendo de la edad del niño, saludaría al niño que ya estaba sentado en la mesa de examen y le extendería la mano. Si esta fuera la primera visita, siempre me presentaría como “Dr. Kraft “.

“Estoy feliz de conocerte.”


En un instante, pude evaluar la situación. Pude observar la comodidad o incomodidad del paciente a partir de sus señales verbales y no verbales.


Muy rápidamente a partir de entonces, me dirigía a los padres y les preguntaba por qué estaban allí. A los padres, siempre les decía “Soy Dan Kraft”. Más tarde, muchos padres me dirían que apreciaban que le prestara atención primero a su hijo y que les gustaba que me presentara con mi nombre de pila.


Mientras esto sucedía, caminaba unos metros hasta el fregadero, me lavaba las manos y me las secaba con cuidado. A veces les preguntaba a los padres si notaron que me lavé las manos antes de examinar a su hijo. Esperaba que todos estuvieran al tanto de mi rutina, pero solo la mitad de los padres dijeron que se habían dado cuenta.

Me lavaría las manos y observaría si los padres se daban cuenta de esto.

Con los años, mi rutina se modificó ligeramente. Me aseguraría de frotar mi estetoscopio antes de usarlo y colocarlo en el pecho de un paciente. Poco antes de retirarme, dejé de usar corbata debido a estudios que afirmaban que las corbatas podían propagar la infección de un paciente a otro.

Limpiaba mi estetoscopio antes de cada paciente.

¿Dónde aprendí esta rutina en particular? Cuando era pequeño, mi tío se estaba convirtiendo en pediatra. Siempre que lo visitaba, disfrutaba siguiéndolo en sus rondas y en sus visitas al consultorio. Fui testigo de su interacción amistosa con sus pacientes y sus familias. Desde el principio, supe que quería convertirme en pediatra y seguir sus pasos. Poco sabía que había incorporado inconscientemente sus rituales en mi práctica diaria.

En un momento de mi carrera, mi práctica estaba siendo cortejada por una práctica más grande de Miami. Habríamos sido la primera práctica en nuestro condado en unirnos a esta práctica ocupada. Al principio tenía mis dudas porque sabía que se trataba de una operación de gran volumen y ritmo rápido. Probablemente sería un cambio drástico para nuestra oficina, que era más lenta y donde dedicamos más tiempo a cada paciente y su familia.


Como parte del proceso, fui a Miami para observar el “estilo” de la práctica. Pasé todo el día con uno de los miembros superiores de su práctica para determinar si nuestras prácticas eran compatibles. En el transcurso de una tarde ajetreada, noté que el médico no se lavaba las manos ni una sola vez frente a los pacientes o entre cada visita. En parte se debió a que vio el doble de pacientes de los que veríamos nosotros durante ese período de tiempo.

Prisa, prisa, prisa….. ¡Darse prisa!

Estaba tan desconcertado por el ritmo de la oficina que decidí que nuestras prácticas no serían compatibles. A pesar de las garantías de lo contrario, probablemente se esperaba que nos ajustamos al aumento de volumen. Cuando me di cuenta de que el médico estaba “procesando” a los pacientes tan rápido que no tenía tiempo de lavarse las manos antes de examinar a cada paciente, concluí que la fusión no iba a suceder.

Regresé a mi oficina e informé a mis socios que nos mantendríamos independientes y no nos uniríamos al grupo más grande. Nunca lamenté esa decisión. Nunca quise comprometer el estilo de atender a los pacientes que había elegido al principio de mi carrera. Nuestros puntajes de satisfacción del paciente siempre fueron altos porque los pacientes podían decir que estábamos sinceramente interesados ​​en su atención. E igualmente importante, la satisfacción laboral de los médicos y enfermeras practicantes que trabajaron en nuestra oficina fue una prioridad importante.

Honestamente puedo decir que rara vez sucedió que, incluso en un día súper ocupado, no volviera a casa y le dijera a mi esposa que había sido un buen día. Mirando hacia atrás en esos 35 años, estaba feliz de haber establecido el tono y el ritmo de la práctica, lo que aseguró que fuera un lugar de trabajo que estaba orgulloso de haber creado.

Un pediatra feliz

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s