Servicios Para Sordos

Hace unos años, mientras estábamos en un crucero Princess por Europa, mi esposa Meryl y yo tuvimos una experiencia interesante.

Entre los 3000 pasajeros había un grupo de casi 100 personas sordas de Francia. Debido a las leyes estadounidenses que requieren adaptaciones para los discapacitados, la compañía de cruceros contrató a ocho “intérpretes de servicios para sordos” (DSI) para acompañar al grupo en el crucero.

Lenguaje de Señas

En los primeros días del crucero, vimos a estos pasajeros en diferentes lugares del barco. Nunca evito aprender sobre una nueva cultura, así que entablé una conversación con uno de los DSI. Una noche nos sentamos en el comedor cerca de una de las mesas de un grupo numeroso. Fue interesante observar cómo algunas personas se comunicaban mediante el lenguaje de señas y otras mediante la lectura de labios. Fue difícil evitar mirar fijamente porque en lugar de escuchar a escondidas la conversación verbal de otra persona, nos encontramos muy distraídos por la “tranquilidad” de la interacción interpersonal.

El teatro en el crucero Princess

La experiencia más interesante fue más tarde esa noche en la actuación en el teatro musical Princess. Todo su grupo tenía asientos reservados en la parte delantera del teatro, donde uno de los intérpretes se paró frente a ellos e interpretó la actuación a través del lenguaje de señas. Al parecer, el intérprete tuvo acceso a la versión impresa de las canciones que había ensayado con anterioridad.

Al principio, fue bastante molesto tratar de ver el programa en el escenario mientras el intérprete traducía el programa a este formato alternativo. Se volvió aún más interesante ver la entrega del intérprete, ya que estaba muy animado y esto agregó una dimensión adicional al espectáculo.

Lo encontré tan interesante que decidí al día siguiente contactar al intérprete principal para aprender un poco más sobre los servicios que estaba brindando. Se reunió conmigo durante más de una hora y me enseñó mucho sobre la obligación y el compromiso de la línea de cruceros con la comunidad de sordos. Aunque he tenido experiencia con pacientes y familias sordas, realmente no sabía mucho sobre la “cultura sorda”.

Explicó que alguien en la oficina central en los Estados Unidos no estaba familiarizado con el lenguaje de señas. Sin darse cuenta de que existen diferencias en los lenguajes de señas de un idioma hablado a otro, había firmado un contrato con una organización estadounidense de DSI. De los ocho que fueron contratados, afortunadamente solo uno de ellos tenía experiencia previa con la versión francesa. Los otros DSI no pudieron al principio comunicarse con los pasajeros franceses, excepto aquellos que entendían el lenguaje de señas en inglés. No sabía, por ejemplo, que dentro de la población de habla inglesa, en realidad hay tres variedades: lenguaje de señas estadounidense (ASL), lenguaje de señas británico (BSL) y lenguaje de señas australiano (y neozelandés) (Auslan). Auslan se desarrolló como una rama de BSL e incorporó muchas palabras de los vocabularios indígenas y maoríes australianos.

Los pasajeros franceses no tardaron mucho en acostumbrarse a los DSI estadounidenses. Como dijo un pasajero mientras le hablaba en francés y él me leía los labios: “Era mejor que nada”.

Comunicarse en lenguaje de señas

Después de que terminó el primer tramo del crucero y los pasajeros franceses desembarcaron, fuimos al teatro Princess una vez más para ver una repetición del mismo espectáculo que ya habíamos visto con la “interpretación” del DSI que lo acompañaba. Esta vez fue como si estuviéramos viendo una producción completamente nueva, ya que la presentación en lenguaje de señas no nos distrajo.

Recientemente, recordé esta historia cuando mi esposa y yo fuimos a una tienda de muebles local durante la pandemia. El vendedor llevaba dos audífonos y la máscara necesaria en ese momento. Nos preguntó si nos sentíamos cómodos sin nuestras máscaras para poder comunicarse mejor con nosotros leyendo los labios. Nos dimos cuenta de esta experiencia que la pandemia debe haber presentado problemas únicos para las personas con alguna discapacidad, especialmente una como la sordera, que depende de la visualización completa del rostro.

Una mascarilla adaptable para sordos

Terminamos hablando con ella más sobre estos temas que sobre los muebles que estaba tratando de vendernos. Sin duda fue una oportunidad de aprendizaje interesante e inusual para nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s