¿Pueden las mascotas transmitir enfermedades?

A principios de la pandemia de COVID-19 de 2020, hubo preguntas relacionadas con si las mascotas domésticas podrían ser las portadoras de COVID-19.

Me recordó un incidente de hace más de veinte años cuando la teoría entonces vigente de que los perros podrían ser la razón por la que era difícil eliminar las bacterias estreptocócicas de ciertas familias.

La familia de un paciente me pidió que hiciera una prueba a su perro debido a la dificultad que tenían para deshacerse de la faringitis estreptocócica en sus tres hijos. Hice los arreglos para que llevaran a su perro a mi oficina fuera del horario de atención, donde hicimos un cultivo de garganta para enviarlo al laboratorio para su análisis. Esto tuvo lugar en los días previos a la prueba rápida de estreptococos.

El problema era que habíamos enviado la muestra con el nombre del niño que había experimentado infecciones estreptocócicas repetidas. (¿Qué más se suponía que debía hacer, enviarlo con el nombre del perro, por ejemplo, Fido Smith?)
Unos días después, recibí una llamada telefónica urgente del patólogo en el laboratorio que estaba muy alarmado por la presencia de unas extrañas especies bacterianas que no había visto en pacientes humanos. Estaba muy enojado cuando le dije la verdad e insinué que estaba cometiendo fraude de seguros. Envió a mi oficina una factura por la prueba para que yo pudiera hacer que la familia pagara por el cultivo de garganta de su mascota.
Terminamos convenciendo al laboratorio de que cancelara la factura siempre que yo prometiera no enviar nunca una muestra de una mascota a nombre de su dueño.