Nuestros Viajes Internacionales Recientes


Desde que me jubilé hace seis años, mi esposa Meryl y yo hemos intentado marcar los lugares de nuestra lista de deseos de viajes internacionales. Afortunadamente, llegamos a la mayoría de ellos durante los últimos diez años.

Nuestra Lista de Deseos


Durante los tres años antes de dejar de trabajar, hice un arreglo con mis socios para trabajar durante dos meses y luego tomarme un mes libre. Este horario de trabajo reducido nos brindó una excelente oportunidad para pasar un mes fuera de casa en muchos lugares diferentes. También me dio la ventaja de acostumbrarme a la jubilación total.

Vivimos en el sureste del estado de Florida

Como vivimos en Florida, mi esposa piensa que es un crimen dejar el “paraíso” durante nuestra hermosa temporada de invierno (de noviembre a abril). Me recuerda que “la gente está pagando mucha plata por venir aquí”, por lo que siempre ha tenido sentido programar nuestros viajes largos en mayo-junio y septiembre-octubre. Hemos descubierto que esos son los mejores momentos para evitar grandes multitudes y el calor (o frío) extremo en ciertos lugares. Además, Florida en el verano, aunque caluroso y húmedo, es más tranquilo y tiene menos tráfico. Solo necesita saber cómo y cuándo planificar su tiempo al aire libre.

Durante la pandemia, amigos y familiares que saben que nos gusta viajar me han preguntado a menudo cómo nos hemos estado adaptando. Después de varios meses de aislamiento autoimpuesto, poco a poco hemos ido saliendo de nuestros capullos. Todavía tenemos un contacto en persona muy limitado, pero recientemente hemos vuelto a hacer nuestras propias compras en lugar de utilizar los servicios de entrega. El distanciamiento social y el uso de mascarillas parecen estar bien aceptados, por lo que ahora nos sentimos cómodos en la mayoría de los supermercados.


Ir incluso a dar un paseo en automóvil de 15 minutos ahora parece un viaje de campo emocionante. Tratamos de programar nuestras carreras de Costco para las primeras horas de la mañana, cuando la tienda está mucho menos concurrida.

Nuestro favorito

Han mejorado el flujo para que se pueda entrar y salir en muy poco tiempo.

Whole Foods Market


Para un verdadero capricho con sabor internacional, vamos a Whole Foods donde pasar un rato en la sección de quesos nos hace sentir como si estuviéramos en un viaje al extranjero.

Hemos comprado varias variedades españolas y francesas de quesos de oveja, cabra y vaca. Nos recordó cuando teníamos una estancia prolongada en Valencia y Madrid y solíamos hacer tapas todas las tardes.

Whole Foods tiene una selección extensiva de quesos de varios paises

Cuando fuimos a uno de los mercados locales de frutas y verduras, Maria’s, descubrimos que tenía una gran selección de verduras chinas y tailandesas. Esto nos recordó el viaje de hace unos años a China y Tailandia. También lleva muchas variedades de verduras y frutas de América Central y del Sur, lo que nos hace sentir nostalgia por el tiempo que pasamos en Costa Rica, Ecuador y Perú.


¡Todo se reduce a tu actitud! Si ajusta sus expectativas, encontrará que puede satisfacer sus intereses culinarios aprendiendo a cocinar muchos de los platos que puede haber probado durante sus viajes. Ha habido tal explosión de blogs de comida durante el último año que se puede encontrar recetas para casi todos los tipos de cocina. Con algo de determinación, junto con la voluntad de fallar miserablemente, ha sido una experiencia increíble aprender a cocinar muchos tipos de especialidades extranjeras.

Cocinar juntos. ¡Qué divertido!


Nuestros viajes al tendero chino o la tienda india / paquistaní nos han proporcionado los ingredientes que pensamos que nunca encontraríamos aquí en los Estados Unidos. Con algunos consejos de nuestros amigos chinos e indios, ahora podemos recrear algunas de las mismas comidas que disfrutamos mientras viajábamos a esos países.

China
India

Hemos bromeado diciendo que nuestro restaurante favorito es ahora nuestro café frente al lago en el patio trasero. Hasta que el clima frío finalmente llegó a Florida en diciembre, habíamos cenado todas las cenas durante más de ocho meses en nuestro patio. Ha sido muy divertido cocinar juntos la mayor parte del tiempo, y algunas noches nos sorprendemos con nuevas recetas que hemos encontrado en el Internet.

Nuestro lugar favorito para cenar,
el balcon en el segundo piso con vista al lago

Espero que en el futuro podamos reanudar nuestros planes de viaje. ¿Quién sabe cuándo será eso? Hasta entonces, lo estamos pasando muy bien, tratando de sacar el máximo provecho de esta situación tan extraña.

Ajo y Otros Placeres

Una de las mejores cosas de retirarme de mi práctica pediátrica fue que finalmente pude relajar ciertas restricciones alimentarias que había seguido durante muchos años. Durante mis 40 años de carrera, había mantenido un horario establecido de trabajo los lunes, martes, jueves y viernes. Estar libre todos los miércoles fue un buen descanso durante la semana de la rutina de una práctica de oficina ocupada.

Ajo
Cebollas


A mi esposa, que preparaba la mayoría de las comidas familiares durante mis días laborales, le encanta cocinar con ajo, cebollas y otros ingredientes sabrosos. Disfruté de la variedad de platos, pero a veces mis pacientes se daban cuenta al día siguiente.


“Ewwwww … Dr. Kraft, su aliento apesta“, anunció un paciente memorable mientras yo examinaba sus oídos. Era un niño de cinco años desinhibido que no se contuvo. ¿Cómo puede objetar la franqueza de un niño, especialmente cuando sabe que tenía razón?

Mal aliento

A partir de ese momento, le pedí a mi esposa que omitiera el ajo excepto los martes, viernes y sábados para que yo tuviera un día libre para que mi aliento volviera a la normalidad.

Cuando me jubilé hace seis años, mis restricciones al ajo se quedaron en el camino. Comencé a cocinar junto a mi esposa y pude comer alimentos picantes con menos miedo de ofender a mis pequeños pacientes cuando ingresaba a su espacio personal. Sin embargo, dado que participé activamente en un proyecto de tutoría, reuniones de clubes de cámaras y grupos de conversación en español, volví a sentirme un poco más cohibido acerca de lo que estaba comiendo mientras todavía estábamos en contacto cercano con otras personas.

Cuando la pandemia golpeó el año pasado y todo se transfirió a Zoom, fui libre una vez más para explorar las especias que habíamos aprendido a amar. Como estábamos cocinando todas nuestras comidas, nos volvimos más creativos al usar estas especias y no teníamos que preocuparnos por ofender a nadie sentado a nuestro lado. Ya no tenemos que dudar en usar ajo, comino y cebolla en los muchos platos étnicos que ahora preparamos de manera regular.

Una llamada de Zoom


Hoy en día, en Zoom, no es raro notar que tus amigos varones se han olvidado de afeitarse, o que tus mujeres amigas pueden no teñirse el cabello con tanta frecuencia como de costumbre. Pero nadie se ha dado cuenta todavía de que acabo de terminar un plato de verduras con mucho ajo o un curry tailandés picante.


Poder cocinar y comer con abandono ha sido uno de los beneficios de estar encerrados. Y cuando nos aventuramos a ir de compras, usar nuestras mascarillas y seguir las reglas del distanciamiento social evita que tengamos que preocuparnos por si nuestro aliento puede oler


Esta es solo una de las formas en que hemos aprendido a encontrar algo positivo en el loco mundo trastornado en el que vivimos ahora.